Relación entre salud bucal y deporte

¿Sabias que…

  • – Las patologías bucales pueden disminuir tu rendimiento deportivo?
  • – La boca puede ser el origen de lesiones musculares o articulares en cualquier parte de tu cuerpo?
  • – Las bacterias de tu boca pueden causar una alteración de tu ritmo cardiaco?

Si haces deporte, deberías tener la relación entre salud bucal y deporte muy en cuenta. Pero antes te daré dos datos: El Comité Olímpico Internacional (COI) en el año 2000, elaboró un grupo de trabajo con profesionales del área bucal para educar y sensibilizar a deportistas sobre la relación del rendimiento deportivo con la salud bucal. El COI concluyó que los atletas olímpicos “han alcanzado el grado más alto de desarrollo y condicionamiento físico, en muchos casos, sin embargo, el estado de su boca es igual o inferior al nivel medio de la población mundial”. Increíble ¿no?

El otro dato relevante del COI, es que durante las olimpiadas de Barcelona 1992 los problemas dentales supusieron la segunda causa de consulta en la policlínica de los Juegos Olímpicos, después de los problemas médicos generales. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿cuánto más hubiesen rendido estos atletas si no hubiesen tenido problemas bucales?

Una boca sana incide directamente con tu práctica deportiva habitual, seas o no deportista de elite.

 

3 Factores que relacionan la salud oral y el deporte:

1. Nutrición: clave en salud bucal y deporte

El consumo frecuente de carbohidratos y bebidas energéticas muy acidas, asociadas a una no correcta información sobre higiene bucal produce algunas consecuencias patológicas en la boca como la caries dental.

Un caso muy conocido y que ha salido en toda la prensa deportiva especializada en 2009, es el del Club de fútbol MILAN de Italia, que decidió no fichar en su club al jugador Aly Cissokcho proveniente del Oporto por sus problemas dentales, dejando claro el club que sus dolencias musculares y reiteradas pubalgias provenían de su mal estado de salud.

2. Salud bucal: origen de lesiones musculares

Hay estudios que demuestran y confirman que infecciones de las encías, abscesos, fístulas y pericoronaritis provocan procesos inflamatorios a distancia de la boca, dando como resultado lesiones musculares, articulares y tendinosas. Estas lesiones se manifiestan cuando el organismo del deportista se somete a un esfuerzo, lo cual conlleva una alteración en su rendimiento.

3. Apretamiento dental-Bruxismo

La tensión que acompaña al practicante de deportes, hace que el bruxismo sea un problema frecuente, ya que se produce un proceso de fisuras, fracturas e hipersensibilidad, pudiendo llegar a perder piezas dentales. Esta sobrecarga funcional se manifiesta como contracturas musculares, provocando dolores de cara, cabeza y cuello.

Con la mandíbula contracturada no se logra un control completo sobre los movimientos de cabeza, cuello y hombros, lo cual limitará el rendimiento en algunos deportes como el golf por ejemplo.
Entonces si logramos relajar la mandíbula en la práctica deportiva, conseguiremos un mayor aporte de oxígeno, una menor liberación de hormonas relacionadas con el estrés y una liberación de acido láctico, lo que se traduce en menor fatiga muscular y menor prevalencia de calambres.

Por otro lado, estudios recientes han demostrado que la energía consumida por el apretamiento dental durante la práctica deportiva, trae aparejado un gasto de energía significativa en contrapartida a tener la mandíbula relajada.

¿Podemos evitar este gasto? Sí, por supuesto. Lo veremos en el próximo post.